Verdades embarazosas IV: cuando hay que posicionarse

Si estás leyendo esta entrada, probablemente has oído hablar de que la posición del parto con la mujer tumbada con las piernas sobre estribos favorece más al médico que al bebé y a la madre. ¿Es esto cierto? ¿Qué sabemos de las posiciones del parto?

El parto tiene dos etapas. La primera comienza cuando aparecen las contracciones y termina cuando se completa la dilatación del cuello uterino. Durante esta fase, la madre debe adoptar la posición en la que esté más cómoda, pero es importante que sepa cuáles son las ventajas e inconvenientes de cada postura. Análisis de varios estudios han probado que ésta primera etapa puede ser hasta una hora y veinte minutos más corta si se está de pié o paseando. Si se alarga mucho, el parto puede llegar a resultar agotador y muy doloroso, así que esta es una ventaja importante.

También se han observado un menor número de partos por cesárea, menor uso de anestesia epidural, y menor probabilidad de ingreso del recién nacido en la unidad de cuidados si se mantiene una posición erguida durante esta primera fase.

Birth-ball

La segunda etapa del parto empieza cuando el cuello uterino está completamente dilatado y termina cuando el bebé, nace después de pujar.

Tradicionalmente, las mujeres han parido en posturas más o menos erguidas: de rodilas, de pie, en una silla paritoria, en cuclillas… En las sociedades occidentales, como comentábamos al principio, los médicos han influido para que sea común que las mujeres paran recostadas. Los estudios que se han realizado para averiguar qué posición es mejor, son de calidad variable. Pero su revisión ha mostrado que en los partos en posición vertical se necesitan menos asistencias (episiotomía, uso de forcepts, etc) y el ritmo cardiaco de los bebés es más estable, aunque hay más desgarros y una mayor pérdida de sangre.

Parece que las posiciones más verticales durante el parto tienen sus ventajas. Pero hay que tener en cuenta que éstos estudios no son de la mejor calidad, que se realizaron en su mayoría con mujeres cuyo embarazo fue de bajo riesgo, y que – aunque se recomienda que las mujeres den a luz en las posiciones que sean más cómodas para ellas – se necesita más investigación para llegar a una conclusión sólida.

 

 

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s