¿Funciona algún afrodisiaco? Pregunto por un amigo

Es primavera. Hemos tenido varios días de sol incluso en Reino Unido, seguro que en Madrid ya se empiezan a llenar las terrazas. La primavera es, por tradición, la época de los romances por antonomasia. Y siempre hay quien intenta especiar estos romances con un poco de ayuda externa, aunque mucho me temo que no hay nada como el remolino de oxitocina, serotonina y noradrenalina típico del enamoramiento y responsable de “the passion”, como diría  mi amiga Rosa. Aún así, vamos a darles una oportunidad, ¿funcionan los afrodisiacos?

Cosecha de hombrecitos ginseng

El ginseng es uno de los afrodisiacos más populares… se ha dicho que esta función le viene dada porque su forma recuerda a la de un cuerpo humano y hasta hay algún estudio que ha recogido “evidencias” de un comportamiento sexual acentuado en animales que han comido esta raíz. Pero lo cierto es que no hay ninguna prueba real de que el ginseng tenga un efecto superior  al placebo en humanos.

Seguro que alguno habéis oído hablar del “viagra natural”. Se trata de una mezcla de hierbas que contiene entre otras, Yohimbe, hierba originaria de África e India y que se ha utilizado con estos fines durante siglos. Funciona estimulando ciertos nervios de la médula espinal, aumentando la capacidad de erección sin que aumente el deseo sexual. La parte negativa de esta historia es que tiene varios efectos secundarios: desde ataques de pánico y fallo renal hasta alucinaciones. A mí personalmente no me convence mucho…

Y quién no ha bromeado alguna vez con estar comiendo chocolate por su poder afrodisiaco. Nunca hay excusas suficientes para comer chocolate! El chocolate ayuda a segregar feniletilamina y serotonina, neurotransmisores que estimulan las zonas cerebrales asociadas al placer. Sin embargo, se han hecho muy pocas investigaciones que midan los efectos reales del chocolate como estimulante sexual y ninguna de ellas se ha demostrado ningún efecto afrodisíaco.

Las ostras crudas se consideran un manjar

¿Y las ostras? Pues, aunque tienen una gran cantidad de zinc y Acido D-Aspártico, asociados a la producción de testosterona, no añaden nada que no se pueda obtener a partir de una dieta equilibrada. Realmente, la asociación histórica de las ostras con la sexualidad se debe a su supuesto parecido con los genitales femeninos. ¡Esa nube tiene forma de elefante!

Parece que muchos afrodisiacos son un engaño, otros están basados en antiguas creencias sin ninguna base científica, algunos pueden ser peligrosos… y los hay que han puesto en peligro de extinción a alguna especie. Es el caso del cuerno de rinoceronte. Este producto es especialmente popular en China, donde su forma fálica es la única justificación para su uso como estimulante sexual.

De momento este paseo por los algunos de los afrodisiacos más populares no nos ha dado muchas alegrías.  Parece que lo más seguro es apostar por una buena salud mental y física, confiar en uno mismo, cuidar nuestra alimentación y mantener relaciones sexuales en las que prevalezca el respeto mutuo. Y si todo esto falla o llega el momento, medicamentos como el viagra pueden ayudar a tratar la disfunción eréctil aumentando el flujo de sangre que llega al pene.

La primavera sigue esperando, disfrutémosla!

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s