¡¡Deja de hacer eso, que te va a dar artritis!!

Siempre ocurre. No he conocido clase, oficina o laboratorio donde no se dé esta situación. También la he visto en reuniones de amigos y cenas familiares. Siempre hay alguien que chasquea sus nudillos. Y siempre hay alguien a quien le molesta y avisa ¡Te va a dar artritis! Pero, ¿es cierto? ¡Vamos a ver!

Los nudillos son una articulación, es decir, un lugar donde se encuentra dos huesos. Cada uno los huesos está cubierto por cartílago para proteger sus bordes. Además, los huesos están unidos por ligamentos y otro tipo de tejidos. Por último, una cápsula rodea y protege toda la articulación. Para favorecer el deslizamiento de un hueso sobre otro, nuestro cuerpo produce un lubricante llamado líquido sinovial, que es algo así como un gel muy denso compuesto por oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono.

Ahh.... qué a gusto!

Ahh…. qué a gusto!

Para chasquear los nudillos, primero separamos los dos huesos que forman la articulación. De esta manera, aumenta el espacio dentro de la cápsula, lo que disminuye la presión y hace parte del oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono que forman el líquido sinovial pasen a forma gaseosa. La formación de estas burbujas de líquido sinovial son los cracks que tanto molestan a algunos. Es algo parecido a lo que ocurre cuando abrimos una lata de refresco o de cerveza y parte del dióxido de carbono que contienen se libera en forma de burbujas.

Si eres un chasqueador de nudillos nato, te habrás dado cuenta de que una vez que liberas la tensión acumulada en una articulación tienes que esperar un rato para volver a hacerlo. Esto es porque el gas necesita de 20 a 30 minutos para volver a disolverse en el líquido sinovial que protege la articulación.

Pero entonces, ¿produce o no produce artritis? Pues no. Hasta ahora, no hay ningún estudio que relacione este hábito con el desarrollo de artritis. Sin embargo, sí que se ha relacionado el chasqueo de nudillos con inflamación y reducción de la fuerza de las manos.

Por último, sí que se sabe que chasquear los nudillos o cualquier otra articulación aumenta su movilidad. Además, cuando lo hacemos, hay un grupo de nervios que se estimulan y relajan los músculos de alrededor. ¡Esto es lo que explica porqué nos sentimos tan relajados después de una vista al masajista!

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s