Pandas, la estrella del zoo

El post de hoy responde a una petición expresa de una amiga. Mi amiga es una admiradora de los osos panda; más bien una espectadora atenta de estos animalillos, y me ha pedido que escriba sobre ellos. Pues ahí vamos. En concreto he decidido centrar este post en el aspecto que más me llama la atención de los osos panda: su reproducción.

Imagen

Pandas comiendo bambú, su plato favorito

Allá donde hay un zoo con pandas, hay un grupo de cuidadores preocupados por su apareamiento. Para empezar, en el entorno salvaje los machos compiten entre sí por las hembras. De este modo, el macho dominante acaba apareándose varias veces con la misma hembra… lo que da oportunidad a los jóvenes para aprender cómo hacerlo. Sin embargo, esto no ocurre en un zoo, lo que conduce a que a los panda les lleve años de práctica lograr aparearse con su compañera.

Pero esta no es la única barrera para la reproducción de estos osos. Las hembras panda sólo están en celo entre dos y cuatro semanas en todo el año. De ese tiempo, a penas son receptivas a los machos durante una semana y para terminar de complicar la historia, sólo son fértiles durante poco más de un día. Todo esto deja una ventana muy estrecha para lograr un embarazo.

Aún cuando se logra la fecundación, quedan unos 5 meses de embarazo que mantendrán en vilo no sólo a la futura madre, si no también a todo el equipo del zoo. Muy a menudo las hembras panda sufren de embarazo psicológico, muy difícil de discernir de uno real hasta que nacen (o no) las crías. Esto es en parte porque el embrión del panda es tan pequeño que no se implanta en el útero de la madre hasta unos 45 días antes del nacimiento.

Y la aventura sigue. Cuando el panda nace pesa menos de 200g, es 900 veces más pequeño que su madre y a menudo muere a los pocos días de nacer. Los pequeños pandas suelen sufrir de malformaciones internas y su pequeño tamaño hace que algunos mueran en manos de madres inexpertas. Los pandas son el mamífero más pequeño al nacer, ¿a qué se debe este minúsculo tamaño? Pues, como tantas otras características de los pandas, es una consecuencia de su dieta, basada fundamentalmente en bambú.

Imagen

Un pequeñín panda en sus primeras horas de vida

Los pandas pasan la mayor parte de su tiempo comiendo bambú, ya que el aporte calórico de este alimento es muy bajo y necesitan grandes cantidades para mantenerse. En el caso de una hembra en gestación, el bambú aporta demasiada poca energía como para que la madre pueda ceder parte de esta al crecimiento del feto. Por este motivo, el pequeño panda nace muy poco desarrollado y la energía se emplea en generar leche para alimentarlo.  Sin duda la dieta del panda es curiosa, ya que genéticamente es un animal carnívoro. Los pandas no poseen la maquinaria necesaria para digerir el bambú de forma eficaz, de ahí que necesiten comer tanto para suplirse de energía. Sin embargo, sí que están dotados de todo lo necesario para comer frutas en incluso carne, aunque raramente lo hacen. Es más, originariamente, hace millones de años, los osos panda eran animales carnívoros, cuyas crías tenían un tamaño similar al de otros osos. Pero en un momento de sus historia evolutiva, estos animales perdieron el gen del “gusto por la carne” y fue a partir de aquí que su dieta cambió. Y con la dieta, cambió su estrategia reproductiva.

Los pandas son sin duda un animal cautivador por su aspecto, peculiar por sus hábitos… y que más de una vez ha ocupado las portadas de los periódicos simplemente por llegar o por marcharse.

Anuncios

Una respuesta a “Pandas, la estrella del zoo

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s