¿Coca-cola normal, light, zero o life? Sólo agua, gracias

Hace unos días me topé con este post  sobre los nuevos productos que Coca-cola se ha sacado de la manga. Se trata de un tipo de bebidas light con un nuevo edulcorante “natural” llamado Stevia. Con natural, imagino que se refieren a que es tan natural como el ácido acetil salicílico (aspirina), que originariamente proviene del Sauce, porque el edulcorante añadido en realidad es el estevósido, extraído de la planta Stevia.

Coca-cola,  Pepsi y demás empezaron a verse amenazadas cuando las bebidas azucaradas se asociaron a los altos índices de obesidad y sobrepeso que decoran los informes de la OMS. Entonces sacaron al mercado toda una serie de bebidas light, que incorporaban edulcorantes como el aspartamo o la sacarina. Sin embargo, algunos de estos edulcorantes han sido asociados con efectos nocivos, que nunca han sido probados de forma estricta, pero han desatado la alarma. Ante esta situación y las nuevas tendencias quimiofóbicas, Coca-cola se ha subido el carro de “lo natural” y ha presentado  una lata verde en Argentina: Coca-cola Life. Sobran las palabras.

Sin embargo, quizá todo sea mucho más sencillo; quizá hay una forma más fácil de evitar la obesidad asociada a estas bebidas. ¿Qué tal si probamos a no beberlas (o beberlas menos)?

Hace una semana un artículo en Cell planteaba la opción de que los productos con edulcorantes artificiales pueden dar lugar a alteraciones metabólicas. S.E. Swithers, autora del trabajo, revisa diferentes estudios donde se analizan los efectos de la ingesta de bebidas edulcoradas frente a bebidas azucaradas o agua. Aunque hay muchos datos contradictorios y se necesitan más evidencias al respecto, hay varias publicaciones que asocian el consumo de bebidas edulcoradas con un aumento de peso. ¿Cómo puede ser esto? Normalmente, cuando tomamos un dulce, la simple detección del sabor por nuestras papilas gustativas da lugar a una serie de reacciones que preparan a nuestro cuerpo para la absorción y utilización de energía. La autora propone que los individuos acostumbrados a tomar alimentos edulcorados pierden esta capacidad. Su cuerpo se acostumbraría a ser “engañado” con alimentos dulces que no tienen energía. De este modo, cuando toman un alimento dulce no light, su cuerpo no está preparado para absorber y usar toda su energía, lo que podría dar lugar a un aumento del peso y problemas metabólicos.

Así que quizá lo más fácil sea tompar menos bebidas dulces y más agua, que no es verde, ni roja; ni uno se tiene que preocupar tanto de si es de una u otra marca; ni de si es light o zero… y también es más barata. Eso sí, está llena de un producto químico: monóxido de dihidrógeno, ¿te atreves? 😉

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s