¿Por qué hay sal menos salada que otra?

¡Por fin he encontrado un hueco para contestar una de las preguntas que tengo pendientes!

Empecemos por el principio; esto es: el origen. ¿De dónde viene la sal? En la naturaleza podemos encontrar grandes cristales (minerales) de sal que se muelen para dar lugar a la sal de mesa a la que estamos acostumbrados. Pero también es posible extraer sal del agua del mar. En este caso se evapora el agua para quedarse sólamente con la sal que le da su característico sabor. Aparentemente estos dos tipos de sal son iguales: granitos blancos semitransparentes. Pero entonces, ¿porqué una cucharada de uno aporta mucho más sabor salado que una cucharada del otro tipo de sal?

image

El sabor de la sal se debe al cloruro de sodio; una molécula formada por un átomo de sodio con carga positiva y otro de cloro con carga negativa que se unen con un enlace muy fuerte que se llama enlace iónico. La pureza del mineral es generalmente muy  alta. Es decir, prácticamente todo el mineral es cloruro de sodio.  Sin embargo, cuando evaporamos el agua del mar, hay otros elementos que pueden sedimentar además del cloruro de sodio. En otras palabras, hay impurezas que pueden modificar el sabor. Una de las impurezas más conocidas es el yodo, muy saludable para prevenir algunas enfermedades como el bocio.

De todos modos, las impurezas suelen ser bajas y no modifican demasiado el sabor. La verdadera trampa se esconde en las medidas que aparecen en las recetas de cocina. Muchas de ellas miden la sal con cucharadas, lo que hará que si tenemos un tamaño de grano pequeño echemos mucha más sal que si tenemos un tamaño de grano más grande. Por eso lo más recomendable es utilizar unidades de peso para medir la cantidad de sal. Si hacemos la prueba de disolver 10 gramos de cualquier sal en 200ml de agua, todas las aguas estarán igual de saladas.

Así que si no queremos pasarnos con la sal y no tenemos una báscula de precisión, lo mejor es tener paciencia e ir añadiéndola poco a poco. La paciencia es la madre de la ciencia… ¡ y parece que también de la cocina!

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s