Jugando a los robots

¿Quién no ha soñado alguna vez con tener superpoderes? Mover objetos a distancia, leer el pensamiento, tener unos sentidos súper desarrollados… Quizá no estemos tan lejos de conseguirlo, y no tengo en mente a Superman, si no a Terminator.

Como muchas grandes ideas, el concepto de cyborg se gestó primero en la imaginación. A mediados del siglo XIX  y principios del siglo XX aparecieron los primeros relatos donde se hablaba de seres humanos con maravillosas y casi mágicas prótesis o cerebros humanos implantados en cuerpos robóticos. El término cyborg apareció en 1960 para referirse a un ser humano con capacidades añadidas que, en aquel caso en concreto, le ayudarían a vivir en el espacio.

En general podemos clasificar los cyborgs en dos categorías: restauradores y amplificadores. Las tecnologías restauradoras son a las que más acostumbrados estamos: desde sofisticadas prótesis o brazos robóticos controlados por la mente, hasta implantes cocleares o de retina para devolver el oído o la vista, o válvulas artificiales y marcapasos para el corazón.

 image

Sin embargo, algunas de estas tecnologías restauradoras se pueden convertir en amplificadoras. Es decir, pueden llegar a ofrecer capacidades que superen las estándar. Esto es lo que le ocurrió a Neil Harbinson. Neil nació con acromatopsia, una enfermedad que impide ver el color; su mundo sólo existía en blanco y negro. Sin embargo, desde los 21 años Neil, en lugar de ver el color lo oye. Esto ocurre gracias a un sensor que Neil lleva a modo de antena entre sus ojos y que detecta la frecuencia de los colores, enviando esta frecuencia a un chip implantado en la parte de atrás de su cabeza. Poco a poco, igual que nosotros aprendemos los colores de niños, Neil hizo lo mismo con 21 años, hasta que logró diferenciar los 360 colores que detecta el ojo humano convencional.  Pero después decidió ir más allá. Neil puede ahora detectar el infrarrojo y el ultravioleta, colores que el resto de los humanos no podemos percibir. Ha amplificado sus sentidos. Y no sólo lo ha hecho él sino que nos anima a todos a hacerlo; para ello ha creado la Cyborg Foundation, con sede en Barcelona. Neil apuesta por ampliar nuestros sentidos, ir más allá de nuestros propios límites. Algunos de sus argumentos son muy prácticos. Detectar la luz ultravioleta, por ejemplo, puede ser muy útil ya éste es el tipo de luz que daña nuestra piel pudiendo provocar cáncer a largo plazo. Si fuéramos capaces de verla podríamos evitarla más fácilmente. Pero además, hay quien considera que no explorar las fronteras de nuestros sentidos supone un límite para nuestro conocimiento, ya que todo lo que sabemos lo adquirimos a través de ellos y que no hay otra opción sino apostar por amplificarlos. Esta es la opinión de Kevin Warwik, un polémico científico británico que logró implantarse una serie de electrodos para conectar su cerebro con internet. De esta forma consiguió controlar un brazo robótico a distancia. También ha diseñado implantes para conectar dos sistemas nerviosos: exacto, hablamos de telepatía. Warwik tenía en mente realizar la primera prueba de conexión de dos sistemas nerviosos con su mujer, pero hasta ella considera sus métodos peligrosos, quizá más en su caso, ¡quién sabe!

Y no somos los humanos los únicos candidatos a convertirnos en cyborgs. Organizaciones militares investigan el uso de insectos cyborg. El movimiento de estos insectos podría ser controlado a distancia, y estarían dotados de sensores para detectar gases explosivos o posibles contaminaciones ambientales.

Una vez más la cienfia-ficción se adelanta, pero la ciencia real le pisa los talones.

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s