GRITO abierto por la ciencia

En 2009 los ministros de investigación de la Unión Europea se reunieron y llegaron a la siguiente conclusión “Invertir más (…) en educación, investigación e innovación es clave para el crecimiento sostenible a largo plazo de una economía europea (…) y debería seguir siendo prioritario aún dentro del contexto de la crisis económica mundial.” Me pregunto a qué conclusión llegarían en esta misma reunión a día de hoy. Claro, que igual no estábamos… porque NO tenemos Ministerio de Investigación!

Siempre se ha sabido – nuestros gobernantes han sido más incompetentes que tontos- : España necesita cambiar de modelo productivo, apostar por otro tipo de industria, aumentar la inversión pública y privada  en investigación, desarrollo e innovación, los famososo I+D+i.  El éxito de esta estrategia se ha probado repetidamente en otros países, pero no en el nuestro. La construcción da dinero fácil y rápido.

Hagamos algo diferente, analicemos el dogma en lugar de simplemente repetirlo, quizá así logremos avanzar algo. ¿Por qué es necesario invertir en ciencia? Según la Asociación Americana de Química (ACS), para garantizar la rentabilidad de las inversiones en investigación, éstas deben ser estables. Sólo de este modo se lograrán nuevos descubrimientos científicos y avances tecnológicos que promuevan el crecimiento económico de un país. Por ejemplo, una inversión continua en la investigación de nuevas fuentes de energía podría llegar a asegurar la independencia energética, así como la sostenibilidad ambiental. España sería el lugar ideal para fomentar la investigación en nuevas vías de producción de alimentos y energía a partir de las algas, ya que disponemos de sol, mar y excelentes científicos…con la mente en una mochila. Craig Venter, científico y empresario conocido por sus logros en el proyecto Genoma Humano, cree firmemente en esta idea. Y va más allá, opina que para disminuir las elevadas cifras de desempleo que adornan nuestros periódicos se necesitan crear nuevas industrias, no es suficiente con las existentes. Es imprescindible innovar. Si no se crean nuevas tecnologías para salir de la crisis nos haremos más y más dependientes de otros países que sí apuestan por estas vías alternativas.

Muy bien, parece claro que necesitamos nuevos modelos de producción, pero ¿qué hay de la ciencia básica, esa que estudia el porqué de las cosas sin tener tanto en cuenta el para qué, no podríamos dejarla a un lado por el momento? Al contrario, muchos de los grandes avances tecnológicos que conocemos parten de observaciones hechas a nivel básico. Uno de los padres de la microbiología,Antony van Leeuweenhoek logró observar por primera vez células de la sangre utilizando cristales que él mismo había pulido para observar mejor las fibras de algunas telas, ya que se dedicaba a comerciar con ellas; pura casualidad. Se puede decir que este comerciante diseñó unos de los primeros microscopios arrastrado por su propia curiosidad. Hoy en día no existe hospital ni centro de investigación sin microscopios, en todas las formas y colores posibles. Por eso no basta con que la financiación caiga en tiempos de bonanza, debe tratarse de una inversión a largo plazo, ya que tardará en dar sus frutos.

El siguiente punto de debate es claro, ¿es necesario que toda esta inversión sea pública? Es cierto que en España necesitamos más empresas que se encarguen de hacer la transición del descubrimiento científico al producto, pero la inversión pública en investigación básica es crucial. Como ejemplo Neal F.Lane, consejero tecnológico durante la presidencia de Bill Clinton, utiliza a Google, empresa que comenzó con dos estudiantes de doctorado financiados por el gobierno estadounidense y a día de hoy da empleo a más de 50.000 personas en todo el mundo.

Es por todo esto que apoyo la “Carta abierta por la ciencia española”,  firmada por más de 23.000 investigadores – de premios Nobel a estudiantes de doctorado como yo- y 13.000 personas ajenas al mundo de la I+D+i. En el documento se advierte del peligro que corre el sistema económico español de no modificar su rumbo. Los actuales recortes pueden suponer un retroceso que nos cueste más de veinte años recuperar. Pero esto no viene de ahora, no es un problema de este gobierno, las inversiones han caído más de un 30% en los tres últimos años. La solución pasa por crear una conciencia colectiva de la importancia de la investigación; por impulsar una sociedad donde la ciencia tenga cabida en la cultura general; por confiar en nuestra capacidad de innovación; por apostar por nuevos modelos de desarrollo a nivel individual y colectivo… Debemos empezar a creer en nosotros para exigir con fuerza el apoyo que nos merecemos.

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s