Cuando 3000 millones de dólares son calderilla

La compañía farmacéutica inglesa GlaxoSmithKline (GSK) zanjó a principios de mes los casos pendientes que tenia en Estados Unidos por promoción ilegal de medicamentos, ocultar efectos adversos e inflar los precios de sus productos en el programa de salud estatal Medicaid. Los múltiples casos se cerraron mediante el pago de una multa de 3000 millones de dólares, la más alta que paga un laboratorio farmacéutico hasta ahora.

Varios de sus productos han estado envueltos en gran polémica en los últimos años. En primer lugar Paxil, un antidepresivo que había sido relacionado con tendencias suicidas en adolescentes en diversos ensayos clínicos, pero que GSK promovió para tratamientos de este grupo de edad incluso sin el consentimiento pediátrico requerido. GSK patrocinó congresos, comidas y maravillosas tardes de spa para promocionar el uso de Paxil en niños y adolescentes, incluso pagó a un conferenciante para hablar de las virtudes del medicamento en el tratamiento de diferentes desórdenes en menores.

Otro de los productos estrella de la compañía era Wellbutrim, aprobado solamente para el tratamiento de la depresión mayor, pero que GSK promocionó como un remedio eficaz para tratar afecciones tan dispares como la adicción a las drogas o el síndrome de falta de atención e hiperactividad. Para ello gastaron millones de dólares en congresos en resorts de lujo, supuestos programas de formación, etc.

Pero los psicofármacos no han sido los únicos implicados en las estafas de GSK. Durante mis años de estudiante de farmacia, Avandia ya se promocionaba como una nueva droga para tratar la diabetes tipo II – la desarrollada en la edad adulta- pero con ciertos riesgos cardiovasculares. De este modo, se retiró de las farmacias europeas en 2010, tras estudios que apuntaban a su relación con graves afecciones cardiacas o incluso la muerte. Más tarde se retiró también en Estados Unidos, no sin gran oposición por parte de la compañía, que ocultó información sobre los riesgos del medicamento.

Otro de los fármacos relacionados con el caso fue Advair,cuya principal indicación es el tratamiento del asma. Este medicamento tiene una amplia gama de efectos secundarios y realmente se trata de una combinación de dos drogas que, tomadas por separado son más fáciles de dosificar y ajustar a las necesidades del paciente.

Además de estos, otros productos de la compañía como Lamictal, para el tratamiento de la epilepsia o Zofran, contra las naúseas del postoperatorio, también se promocionaron para usos indebidos.

La multa parece ejemplar, 3000 millones de dólares, la mayor hasta ahora. Hasta el Presidente Obama se ha encargada de subrayar este hecho. Ahora bien, solamente el año pasado la compañía GSK tuvo unos beneficios de 9000 millones de dólares. Es más, durante los años en los que se realizó la actividad criminal investigada, la empresa ganó más de siete veces el valor de la multa sólo con la venta de los productos implicados. Visto así, parece una broma, sobre todo si tenemos en cuenta que GSK ha sido declarada culpable de fraude sanitario, pero nadie va a ir a la cárcel, no hay cargos contra ningún ejecutivo.

Entonces, ¿a quién le echamos la culpa? La principal motivación de las compañías – y sus trabajadores- son los beneficios económicos y cuando hay miles de millones de dólares en juego, la motivación para saltarse las normas, sean las que sean sus consecuencias, es muy grande.

Sin embargo, no es tan sencillo, las grandes farmacéuticas responden a una demanda creciente en nuestra sociedad, que ve saciada su ansia de medicalización en los productos que ellas ofrecen. Comportamientos que antes eran asumidos como un simple rasgo de la personalidad: timidez, nerviosismo… se catalogan ahora como enfermedades con nombre y, por supuesto, tratamiento.

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s