Angelita, podrías escribir sobre la prueba del carbono 14. He oído por ahí que ya no es muy fiable y que hay otros métodos. ¿Es cierto? ¿Cuáles son esos métodos y en qué consisten? ¿Hay resultados del carbono 14 que sean sorprendentes? Quiero saber!!!!!

¡Vaya con la preguntita, esto me da casi para un post! No soy especialista en el tema, así que no dudéis en corregir o ampliar información. ¡Vamos a por ello!

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Para entender cómo funciona la técnica de datación del carbono 14 (14C) tenemos que explicar primero algunos conceptos.

  •   Un elemento químico es un tipo de materia constituida por átomos de la misma clase.
  •   Un átomo es la parte fundamental de la materia, aquella que no puede descomponerse en partes más sencillas. Está formado por un núcleo con protones y neutrones, que poseen masa, y una corteza de electrones.
  •  Los isótopos son los átomos de un mismo elemento químico  que tienen distinta masa porque en su núcleo hay diferente cantidad de neutrones.
  •  Los radioisótopos son isótopos radiactivos, ya que tienen un núcleo inestable y emiten energía y partículas cuando cambian a una más estable.

El 14C es un isótopo radiactivo del carbono que se transforma de forma espontánea en nitrógeno-14 (14N). El 14C es producido de forma continua en la atmósfera y es incorporado por las plantas en forma de dióxido de carbono y por los animales a través de la ingestión de plantas. Pero cuando un organismo muere, deja de incorporar 14C, y la concentración del isótopo va disminuyendo según se va transformando en 14N.  Al medir la cantidad de radiactividad de una muestra de origen orgánico, se calcula la cantidad de 14C que queda en el material y puede averiguarse el momento de la muerte del organismo: edad radiocarbónica.

Esta técnica se puede utilizar para conocer la edad de muestras orgánicas de menos de 60.000 años, ahora bien, se deben hacer ciertas aproximaciones, que han sido objeto de controversia.

En primer lugar, la concentración de carbono radiactivo en la atmósfera está sujeta a fluctuaciones: algunas originadas por la actividad humana y otras desconocidas, que pudieron tener lugar en el pasado remoto. En la segunda mitad del siglo XX los ensayos nucleares provocaron grandes cambios en la concentración de isótopos radiactivos, por lo que solamente se pueden calcular los años transcurridos desde la muerte del ejemplar hasta el año 1950.

En cuanto a las fluctuaciones desconocidas, hoy se conoce la evolución de la concentración de 14C en los últimos 15.000 años con un error mínimo. A partir de estos datos se puede corregir la estimación de la edad radiocarbónica.

Por otra parte, hay quien cuestiona que no sólo la cantidad de 14C en la atmósfera ha podido ser objeto de variaciones, sino también el ritmo de transformación del 14C en 14N.

Otra precaución adicional a la hora de calcular la edad radiocarbónica es evitar la contaminación procedente de animales, suelos, raíces, o incluso de los propios investigadores. Para ello se han desarrollado diferentes tratamientos que eliminan las trazas de carbono ajenas a la muestra.

Probablemente, lo más fiable sea realizar el test del 14C complementariamente con otro, ya que existen muchos métodos de datación. Algunos de ellos se basan, al igual que éste, en propiedades físico-químicas de la materia, es el caso del método del Potasio-Argón o los análisis paleomagnéticos.

También se pueden realizar dataciones astronómicas – según las oscilaciones de la radiación solar- , dendrocronológicas – basadas en el estudio de los anillos de los árboles- , etc.

Dato curioso:

En los ochenta se intentó probar la autenticidad de “El Sudario de Turín”, que los creyentes atribuyen a Jesús de Nazareth. Tres laboratorios independientes llegaron a la conclusión de que el pedazo de tela data de entre 1260 y 1390 d.C., concluyéndose que probablemente se trata de una falsificación medieval.

Este hecho no hizo sino aumentar la falta de confianza en este método de datación, sobre todo, claro está, por parte de los cristianos. Para añadir leña al fuego, uno de los científicos involucrados en las investigaciones, dijo, poco antes de morir, que quizá las muestras se tomaron de una zona de la tela que fue reparada en el siglo XVI…

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s