De ovarios va la cosa

Las cifras acabadas en cero nos parecen un abismo cuando sirven para contar años, así que ahora hay quien no celebra los treinta si no los treinta y uno. Fue en una de estas fiestas cuando escuché a alguien comentar su sorpresa por el pronto embarazo de una amiga que se acababa de casar. ¡Qué prisas! En realidad no, la chica en cuestión resultó tener treinta y cinco años.

Está claro; lo observo en mí misma, en mis amigas y compañeras de trabajo: vivimos un acusado desequilibrio entre nuestra edad biológica y nuestra edad social y profesional.

Veo cada día mujeres inteligentes y preparadas que se acercan a la treintena acumulando másteres y prácticas, trabajos mejor y peor pagados, jornadas laborales de súper héroe, promesas de aumentos de sueldo, becas, pisos compartidos, unos pocos ahorros con ganas de ver mundo… En el mejor de los casos, están aterrizando en la etapa más determinante de su vida personal y profesional justo cuando comienza el tiempo de descuento de nuestro reloj biológico.

Al final, si decidimos ejercer nuestro derecho a la maternidad, no nos quedará más remedio que hacer equilibrismos entre las reuniones de padres, las de trabajo y las cañas con los amigos. Y si no, simplemente, no seremos madres. A algunos se les olvida que los derechos están para ejercerlos (o no). Incluso por suerte, podemos elegir cuál de ellos queremos ejercer, al menos de momento.

Este último párrafo se me ha escapado del cuaderno de frustraciones, todavía no me creo el descaro con el que nuestro Ministro de Justicia nos pretende vender un portazo en las narices como una oportunidad. Pero volvamos a las notas iniciales, que los debates del Congreso ya tienen la suficiente atención mediática. Me gustaría llamar la atención sobre una investigación que cuestiona, justamente,el famoso reloj biológico femenino.

El pasado 26 de Febrero se publicó en la revista Nature Medice un estudio en el que se describe la obtención de precursores de óvulos a partir de un tipo de células madre del ovario. Si esto fuera cierto, no sólo se abriría la posibilidad de generar óvulos en mujeres estériles, si no que se pondría en tela de juicio el asentado consenso científico de que la menopausia es irreversible.

La polémica ya envolvió a Tilly, principal autor de este estudio, en 2005. Entonces propuso que las células madre del ovario que había encontrado en ratones procedían de la médula ósea, tejido del interior de los huesos que contiene células progenitoras sanguíneas. Como es habitual en ciencia, varios grupos intentaron reproducir sus resultados, todos sin éxito, por lo que la idea quedó desechada.

Esta vez, sin embargo, el equipo de Harvard se ha alejado de la descripción del origen de estas células para centrarse en sus potenciales aplicaciones.

En primer lugar, describen cómo han aislado células troncales adultas en ovarios de ratón y cómo las han cultivado hasta la generación de oocitos (ovocitos inmaduros) in vitro. Para comprobar que el mismo proceso es posible in vivo, inyectaron las células madre en ovarios de ratonas, donde también se produjeron oocitos. Estas células, una vez aisladas y mezcladas con esperma de ratones macho, dieron lugar a embriones.

Por otro lado, y de forma similar a lo descrito en ratón, aislaron células madre ováricas humanas, que también dieron lugar a oocitos in vitro. Posteriormente, inyectaron las células troncales en tejido ovárico humano que trasplantaron a hembras de ratón, donde lograron observar la formación de folículos, la estructura que rodea al oocito, a partir de estas células.

De confirmarse estos resultados, se podrían abrir nuevas vías para luchar contra la infertilidad femenina, averiguando por ejemplo, cómo activar las células madre para que produzcan gametos.

El debate sobre sobre las implicaciones reales de un embarazo tardío, y si éstas van más allá de la salud de madre e hijo lo dejo para otro post. De momento, y al menos hasta que diferentes grupos logren reproducir los hallazgos encontrados por Tilly, seguiremos oyendo el tic-tac (o no).

Anuncios

Y tú, ¿qué opinas? ¡Deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s