Toda fuente de algún producto inflamable es potencialmente la posibilidad de un incendio para el que debemos estar preparados. Este peligro de incendio de potencia cuando lo que está involucrado es el gas natural, por su alto poder calórico. Por algo es una fuente confiable para muchas actividades que requieren energía en forma de calor o llamas. En esta entrada haremos énfasis en las emergencias por incendio principalmente por el uso de gas, aunque no debes olvidarte tampoco de los riesgos del consumo de gas, de explosiones o de fugas, en las que hay que actuar como si de una emergencia se trarara. Si quieres dar de alta la luz y el gas con Iberdrola consulta su web.

Peligro de incendio

¿Qué es y donde se encuentra el gas natural?

Fundamentalmente podemos describirlo como un hidrocarburo asociado al petróleo. Su origen es similar, siendo el resultado de la descomposición de materia orgánica a través de las eras geológicas de la tierra. Se encuentra en depósitos petrolíferos o en burbujas en el manto rocoso terrestre. El peligro de incendio no se limita a un hogar o industria, sino al propio proceso de extracción del gas.

El uso de gas natural en actividades del hogar e industriales

El gas natural o sus variantes como el metano y propano, es una fuente de energía térmica insustituible. Su versatilidad es notable, porque se relaciona con actividades como la calefacción, la cocina y el agua caliente sanitaria. Estas tres utilidades lo caracterizan positivamente como una energía fundamental en la vida diaria.

Características del gas natural que lo convierten en un riesgo potencial de incendio.

Existen algunas condiciones que hacen del gas una fuente perfecta para un peligro de incendio. Se trata de características que son su alma funcional, pero al mismo tiempo, identifican su riesgo inminente.

Altamente inflamable

En primer lugar, su alta capacidad combustible, con solo una pequeña llama el gas enciende.

El nivel de conversión en energía calórica lo alcanza con una simple exposición y luego hay riesgos de estallido. En la clasificación del Reglamento europeo 1272/2008, se estima al gas como altamente inflamable. Esta condición obedece su capacidad de encenderse en proporciones menores al 13% de aire.

Compresión

Su condición de liquida que le permite grandes cantidades de gas en espacios pequeños como las bombonas. Un dato interesante, 12,5 kg de gas, se convierten en 6.000 litros de gas al descomprimirse.

Inodoro e incoloro

Es inodoro e incoloro, lo que hace que sea más difícil de detectar. De hecho, para poder detectarlo en viviendas o comercios se le adiciona una mezcla que lo hace notar por el olfato. Sin embargo, no es un olor determinante en situaciones especiales.

Es más pesado que el aire común

Al ser más pesado que el aire, el deshacerse de él en zonas bajas es casi imposible sin extracción mecánica. Asimismo existen prohibiciones específicas en cuanto a su almacenamiento en sótanos o similares.

Situaciones de riesgo de incendio por el uso de gas

Como indicamos el riesgo no se limita a las casas o comercios que utilizan el gas en calefacción o cocina. Se extiende prácticamente a toda la industria gasista y usuarios, siendo precisamente un mecanismo para comprender su manejo preventivo.

En la industria

Existen algunos equipos que usan gas como fuente calórica, como en el caso de soldadores y similares. En estos casos el riesgo implícito se refiere a mala manipulación o uso excesivo. Asimismo el deterioro de los equipos señala un riesgo inminente, ya que hacemos referencia a situaciones de aprovechamiento intensivo.

En establecimientos comerciales

Sobre todo, en empresas dedicadas a la restauración o en empresas como talabartería, artesanías o similares. En este tipo de pequeñas empresas se aprovecha el gas natural como fuente de calor para elaboración de bienes. Asimismo, en el caso de restaurantes u hostales que lo requieren como fuentes de cocina y calefacción. El riesgo está implícito en la calidad de los equipos que son requeridos al máximo, por ello las revisiones son más frecuentes. Asimismo, existe un riesgo implícito en la manipulación por parte de personal no preparado para esta actividad. En algunos espacios comerciales se deja esta función en manos de cualquier empleado sin tomar en cuenta su preparación previa.

En el hogar

Los riesgos son similares al anterior, equipos y personas que los manipulan. Las revisiones tienen un rango temporal pero la posibilidad de fugas o problemas similares es mucho mayor. Sobre todo, porque son espacios en los que no se hace énfasis en un manejo técnico de las instalaciones. La incidencia de incendios causados por impericia es sumamente alta sobre todo a nivel doméstico.

Medidas preventivas

Se trata de las acciones que debemos tomar para evitar el peligro de incendio. Asumimos que es lo que se debe hacer antes de la ocurrencia de un siniestro.

Señalización

La señal para el peligro de incendio es común y fácil de reconocer. Se trata de una alerta en forma de triángulo de borde rojo que tiene una llama interior en amarillo. Esta señal indica que el espacio cercano es riesgoso y que debes alejarte del mismo si manipulas fuego de cualquier tipo.

Personal técnico especializado

En la industria gasista sobre todo a nivel de extracción, envasado y distribución existe personal altamente especializado. Por ello, el peligro de incendio en estos casos es inferior a la media en otros espacios. De esta forma lo ideal es que todo problema de este tipo a nivel de una casa o un negocio o industria lo maneje un especialista. Lo mejor que puedes hacer cuando se presente el evento de fuego es alejarte y solicitar auxilio de estas personas.

Revisión permanente de los equipos e instalaciones

De nuevo en la industria es común esta acción dirigida a proteger las vidas y bienes de los empleados de la empresa. Asimismo debe ser en los usuarios, sobre todo porque son los más expuestos. En este caso, la posibilidad de un peligro de incendio disminuye drásticamente con revisiones periódicas. No debemos limitarnos a las exigencias de ley, sino formular nuestros propios diagnósticos para evitar sorpresas. La posibilidad de un problema no avisa simplemente se presenta.

El fuego no es cosa de juego. Es una verdad tan antigua como cierta. De hecho, un pequeño fuego en una comunidad alejada es mortal. En muchos casos representan el peligro de incendio forestal, lo que demuestra su importancia.

Mediante este sitio y este vídeo te enterarás de las consecuencias de los incendios por falta de previsión en el uso de gas natural: