Los paneles solares son una alternativa para generar electricidad, la cual contribuye en gran medida sobre la generación de energía renovable y ecológica. Además, no necesitas contratar una comercializadora para que te surta de electricidad en tu vivienda.

Para aprovechar la energía que se produce, es necesario que los paneles solares cuenten con un almacenamiento de la energía. Principalmente esto se debe a que no disponemos del sol las 24 horas del día, por lo que no se puede disponer de la electricidad al mismo tiempo que la producen los paneles solares.

Por lo tanto, existen baterías especiales que son capaces de guardar la energía transformada por los paneles solares y utilizarla cuando se necesite. Pero las mismas varían dependiendo del tipo de paneles solares que recogen la energía solar y la transforman a eléctrica.

Antes de hablar sobre el almacenamiento de energía de los paneles solares, vamos a mencionar sobre algunos de los tipos de paneles solares que existen. De esta manera, te podrás ilustrar mejor sobre el funcionamiento de los mismos, aunque quizás también quieres saber más sobre paneles flexibles o térmicos, así como leer sobre aquellos que se pueden mover en busca del sol.

Paneles solares almacenamiento energía

Paneles solares térmicos

Los paneles solares térmicos son un tipo de panel solar que aprovechan la radiación solar para que sean usados para calentar el agua que está almacenada en un tanque especial. Ciertamente, este tanque solar permite que se mantenga caliente el agua y se pueda usar en cualquier momento del día o la noche y hasta en los días más fríos del invierno. Existen dos tipos de paneles térmicos:

Paneles solares térmicos de captador plano

El panel solar térmico de captador plano es fabricado con un conjunto de tubos que se sitúan por debajo del vidrio que colecta la radiación solar. Este tipo de panel solar es muy comercializado debido a que tiene un bajo coste. Muchas veces es confundido con el panel solar fotovoltaico.

Paneles solares térmicos de captador de tubos vacíos

El panel solar térmico de captador de tubos vacíos es más costoso que el panel anterior debido a que su fabricación es más compleja, al igual que su estructura. Sin embargo, esto permite que se caliente el agua de manera óptima y que no pierda posteriormente la temperatura.

Paneles solares almacenamiento energía

Paneles solares fotovoltaicos

Los paneles solares fotovoltaicos están compuestos por celdas que aprovechan la energía luminosa del sol, es decir el efecto fotovoltaico, a los fines de transformarla en energía eléctrica. Todo esto ocurre debido a que este tipo de energía producida por el sol produce cargas negativas y positivas, la cual es aprovechada a los fines de crear un campo magnético el cual es el que ayuda a generar la corriente eléctrica.

Justamente este tipo de paneles solares son los usados por las sondas espaciales y los satélites espaciales, debido que en el espacio no los recubre la atmósfera terrestre, puede aprovechar de mejor manera la energía emanada del sol. Los paneles solares fotovoltaicos son elaborados con silicio y dependiendo del tratamiento que tenga este elemento, se pueden dividir estos paneles en los siguientes tipos:

Paneles solares fotovoltaicos monocristalinos

Los paneles solares fotovoltaicos monocristalinos se componen de una sola placa de silicio en forma de octágono o de círculo. Este tipo de panel solar fotovoltaico fue uno de los primeros en ser desarrollados y usados para generar energía eléctrica a partir de los rayos solares.

La fabricación de este panel es muy lenta y por ello tiene un mayor consumo eléctrico cuando es elaborado. A pesar que su proceso de calentarse es más lento, suelen ser más eficientes que otros tipos de paneles solares.

Paneles solares fotovoltaicos policristalinos o multicristalinos

Los paneles solares fotovoltaicos policristalinos o multicristalinos fueron desarrollados más recientemente y está compuesto por varias celdas de silicio cristalizado. Se caracterizan y son fáciles de reconocer debido a que los cristales son de color azul marino.

A diferencia de los monocristalinos, la fabricación de los policristalinos es mucho más rápida y por ello los costes de elaboración son más bajos. Son más eficientes debido a que su proceso de calentamiento es más rápido.

Paneles solares flexibles

Los paneles solares flexibles que, si bien se fabrican a partir de una placa de silicio monocristalino, tienen propiedades que las convierten en estructuras semiflexibles. Además, no están recubiertos por ningún cristal de seguridad ni sus bordes tienen un marco de aluminio.

Ventajas y desventajas de los paneles solares flexibles

La principal ventaja de los paneles solares flexibles es su facilidad de instalación, así como son fáciles de transportar. Sin embargo, como desventaja presentan que apenas generan un voltaje de 12 voltios y que son muy costos debido a la poca producción de estos.

Almacenamiento de la energía producida por los paneles solares

Para poder aprovechar la energía eléctrica producida por los paneles solares, se necesita que los paneles solares tengan un almacenamiento para la energía. Para lo cual existen baterías eléctricas que se encargan de acumular la energía para que pueda ser usada cuando se necesite. Existen dos tipos de baterías solares:

Baterías monoblock

Las baterías monoblock son aquellas que se usan para los paneles fotovoltaicos y generan una potencia baja y media. Estas son capaces de generar electricidad entre 6 y 12 voltios y se cargan por completo en poco tiempo.

Estas baterías son más económicas e ideales para consumir electricidad para la iluminación de la vivienda, así como aparatos de baja potencia como el televisor. Además, las baterías monoblock tienen una vida útil entre 7 y 10 años.

Baterías estacionarias

Las baterías estacionarias también son usadas para los paneles solares fotovoltaicos, pero estas generan una potencia mucho mayor que las anteriores. De hecho, con este tipo de batería un hogar puede usar electrodomésticos que tienen un consumo eléctrico mayor como la nevera e incluso la secadora.

Estas cuentan con vasos de 2 voltios y se necesita hacer un banco de baterías para llegar para tener un voltaje mayor. Su vida útil es de aproximadamente 20 años y debido a que estos cargados y descargados por mucho tiempo, tiene un coste muchísimo mayor que otro tipo de batería solar.

Para más información puedes hacer clic aquí o reproducir el siguiente vídeo: